SPOTLIGHT: amor al periodismo

SPOTLIGHT-INTL-POSTER

Como pronto llega la entrega de los Oscar, en Más Que Traductores queremos apostar por un título. Spotlight (de Tom McCarthy, 2015), es probablemente una de las mejores películas que hemos visto desde hace mucho tiempo. Nominada al premio a Mejor película, Mejor director, Mejor guión original, Mejor actor y actriz de reparto (Mark Ruffalo y Rachel McAdams) y Mejor montaje, Spotlight es una canción de amor al oficio de periodista. Al periodismo bien hecho, al que se realiza con tiempo, con escrúpulos y con pasión. O sea, a eso que ya casi no existe.

Basado en hechos y personajes reales, la investigación de un grupo de periodistas de The Boston Globe sobre los abusos sexuales a menores de la Iglesia católica en esa ciudad, la trama se centra en el proceso de investigación de unos hechos que sacudieron (y casi arruinaron) a la Iglesia católica de todo el país. Pero en este tratamiento de la historia no existe el sensacionalismo, no hay grandes dramas (aunque se intuyen), sólo un grupo de periodistas tratando de sacar adelante la publicación de un artículo que acabaría prolongándose en unos 600 más.

spotlight-cast

La película es sobria, está bien narrada, maravillosamente interpretada (aparte de los mencionados también están un estupendo Michael Keaton en su mejor madurez, Liev Schreiber y John Slattery –el canoso de “Mad Men”) y muy bien documentada. Otro gran trabajo de investigación, similar al que realizaron los periodistas auténticos de la historia.

En mis tiempos como periodista televisivo muchos soñábamos con ser capaces de llevar adelante una investigación así, en la que los jefes te dan tiempo y espacio para desarrollar un trabajo digno,  sabiendo que al final la verdad saldrá a la luz y los malvados pagarán por sus crímenes (aunque la Iglesia los considere “pecados”, todos sabemos que son crímenes abominables y que como tales deben ser condenados).

spotlight-xlarge

Es una pena que este tipo de periodismo se encuentre cada día más en peligro debido a los intereses políticos y económicos de los grandes magnates de la comunicación (no hay más que ver lo que ocurre en este país). Y parece mentira que algo tan sencillo como el proceso de investigación de un artículo periodístico pueda dar lugar a una película tan absorbente. De hecho, en manos de la HBO, podría convertirse en una gran miniserie, porque cuando aparecen los títulos de crédito, en +QT nos quedamos con ganas de ver el siguiente capítulo.

SPOTLIGHT: amor al periodismo
Tagged on:                                         

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *