Sidonie: ¿el peor grupo del mundo?

Llegaron, actuaron y triunfaron. Más Que Traductores no se podía perder la oportunidad de ver a Sidonie a su paso por el Kafe Antzokia de Bilbao. Nunca habíamos visto esta sala tan repleta y con un público tan entregado. La verdad que la ocasión lo merecía. El nuevo álbum de Sidonie, “El peor grupo del mundo”, es igual de luminoso y bailongo que ellos y nos demuestra una vez más que son una auténtica contradicción, ya que probablemente ellos sean uno de los mejores grupos del panorama musical indie español actual.

Como vienen demostrando en sus ya veinte años de trayectoria, los miembros de Sidonie son exhibicionistas de la diversión, sus conciertos se parecen más a fiestas participativas que a meros intercambios entre grupo y asistentes. Marc, Jesús y Axel se entregan por completo en cada actuación, se lo pasan en grande y se nota en cada minuto que disfrutan sobre el escenario. Y además quieren compartirlo con su fiel audiencia. Por eso Marc Ros siempre acaba mezclándose entre el público, compartiendo su sudor, ya sea a hombros de alguien o arrastrándose por las barandillas, besando a las chicas o invitando a gente a compartir con él el micrófono. Y claro, la gente responde. Su disfrute llega a un punto de delirio casi infantil, en el que no saben qué hacer consigo mismos, como niños en mitad de un ataque de hiperglucemia, se manosean, se quitan las camisas, hacen contorsiones con los micros… Vamos, que están más que vivos y quieren que se note.

 “El peor grupo del mundo” tiene auténticos hits (varios) que pasarán a la historia de la banda, temas que siguen sonando en nuestras cabezas durante días después del concierto. Como el tema homónimo, en el que ¿se inventan? de manera divertida los desastrosos orígenes de un grupo musical. Si aquí mencionan a los Ramones, luego les toca el turno a Marlon Brando (“Siglo XX”) o Brian Eno (“Os queremos”). Morrissey llega con “Carreteras infinitas”, en el que homenajean a compis de generación como Lori Meyers o Los Planetas. Se le puede acusar de haber dado un paso hacia el abismo pop. ¿Y? Nada que criticar. Mientras sigan haciéndonos bailar e incluso reír con sus letras (“Los coches aún no vuelan”, “No sé dibujar un perro”) seguiremos esperando sus actuaciones. Porque Sidonie es uno de esos casos que gana cuando se quita la ropa. O sea, cuando se sube al escenario.

Sidonie: ¿el peor grupo del mundo?
Tagged on:                                 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *